El Blog de John Constantine

Impresiones de un bastardo profesional.

Wednesday, May 17, 2006

Mission Impossible:
Brian de Palma en estado puro


Me produjo bastante extrañeza hace unos días, en el blog de REFO, ver como más de uno (y de dos) contertulios consideraban a "Mission:Imposible II" la mejor de la saga. En primer lugar, por que la película me parece la peor de casi toda la trayectoria americana de John Woo. Si bien en sus primeras obras en Hollywood como "Blanco humano" o "Broken Arrow" el director de Honkg Kong se veía ciertamente lastrado por el control de sus productores, en "Cara a Cara", Woo había demostrado lo que era capaz de hacer con una mayor libertad creativa. Pero en "M:I-2", parece totalmente incapaz de imponer ritmo y pasión a la película , tal vez obligado por la férrea batuta de Cruise, y finalmente sus detalles personales más superficiales (palomas, tiroteos con 2 pistolas, etc) terminan antojándose ridículos y fuera de lugar.

La valoración de la película se me hace aún más pobre si la comparamos con el episodio original de la saga, dirigido por Brian de Palma. No cabe duda de que el director fue elegido merced al éxito de su anterior adaptación televisiva, "Los intocables de Elliot Ness". Cuentan las crónicas que su relación con Cruise fue de todo menos buena hasta el punto de que se negó a participar en el estreno y promoción de la películas. Pero no se puede negar que ,a nivel artístico, supo escapar más o menos a las directrices del protagonista y productor y lograr una película , aparte de eficaz, tremendamente personal. Una película de espías en gran parte a la vieja usanza ,exceptuando la escena final del tren, impuesta sin ninguna duda por la major productora (Paramount). Una obra que se sitúa junto a "La identidad de Bourne" -con la que comparte un buen número de premisas en el argumento- en una de las mejores cintas de espionaje de las 2 últimas décadas.

Por que más allá de la omnipresencia de Cruise en casi todas las escenas del reparto, siempre tenemos la impresión de estar viendo una película de Brian de Palma. Ahí están, como en gran parte de sus obras, las reminiscencias a Hitchcock: la figura del falso culpable, la información hurtada al espectador sin ningún tipo de escrúpulos, la enorme diferencia entre lo que los personajes creen ver y lo sucedido realmente... Y no sólo a nivel argumental, sino que De Palma inunda la película con su característico estilo visual: los primeros planos de los personajes siempre inclinados, planos-secuencia imitando la visión subjetiva del protagonista, que nos introducen de manera efectiva en la piel de éste -planos que De Palma ya nos había mostrado en , por ejemplo, "Vestida para matar"-.

Pero no debe restarse mérito tampoco a David Koepp, uno de los guionistas más cotizados de Hollywood, autor entre otros de los libretos de "Parque Jurásico" o "Spiderman", que ya había trabajado con De Palma en "Carlito´s Way" y que repetiría colaboración en "Snake Eyes", y que desarrolla una trama en la que, en contra de la opinión de mucha gente que ha tachado el guión de confuso, las motivaciones de los protagonistas están perfectamente definidas. Frente a cierta mistificación de los personajes centrales que las secuelas han introducido, los espías que se mueven en el mundo de "Mission: Impossible" son seres de carne y hueso, movidos por pasiones tan terrenales como la codicia o la venganza en un mundo discreto, frío y sin espectacularidad. Un mundo en el que, al igual que en la realidad, la información es poder, y en el que las agencias de espionaje no compiten por virus mortales o amenazas a nivel planetario, sino por la información pura y dura. Un escenario, salvando las distancias, como el que John Frankenheimer nos mostraba en la magnífica "Ronin" , película que comparte con "M:I" la presencia de un magnífico Jean Reno. En ambas cintas la guerra fría ha dejado obsoletos a los antiguos espías y estos deben sobrevivir ofreciendo sus servicios al mejor postor, traicionando incluso a sus antiguas agencias. Al final, tanto una como otra nos muestran a los espías como seres moralmente ambiguos, grises, más allá de la clásica distinción entre "buenos y malos" que las dos continuaciones de "Mission: Impossible" se han encargado de resucitar, con resultados discutibles.

Pese a su condición de encargo, De Palma obtiene con "Mission: Impossible" una de sus mejores obras. Y para muestra de ello, y para convencer a los más escépticos, basta con recordar una escena ya grabada en la retina de todos los espectadores para siempre: la infiltración de Ethan Hunt (Tom Cruise) en el laboratorio del ordenador. Una secuencia fría pero hipnótica, convertida ya en clásico del cine moderno, que ha sido imitada y parodiada en multitud de ocasiones, en la que el director logra, por primera vez en mucho tiempo, igualar a su adorado Alfred Hitchcok en la creación del suspense. Mostrándonos la acción en auténtico tiempo real, sin utilizar la música y con algunos planos soberbios, como la visión superior de Hunt, colgado sobre el suelo de la sala; un suelo que nos recuerda a una tela de araña, que es ni más ni menos que la propia situación del protagonista... Una escena que nos demuestra la maestría de un director con una carrera tremendamente irregular, ,del que no cabe duda, puede esperarse lo peor ("La hoguera de las Vanidades"), pero también lo mejor,("Scarface"), y del que esperamos con auténtica ansiedad su adaptación de la ya mítica "Dalia Negra" de James Ellroy.

1 Comments:

Blogger Vampiresa said...

A mi tambien me parece que La primera de Mision imposible es la mejor... eso si, tampoco me parece la maravilla que pintas... la escena del tren es insufrible y alguna otra de persecucion tambien...

3:30 AM  

Post a Comment

<< Home