El Blog de John Constantine

Impresiones de un bastardo profesional.

Monday, March 13, 2006

El Conde de Montecristo (I)

Es posible que “Los tres mosqueteros” contenga los personajes más conocidos de Dumas y Maquet. Pero “El Conde de Montecristo” es tal vez su novela más influyente, de tal manera que multitud de escritores o cineastas han tomado como base el arquetipo de Edmundo Dantés para sus propias obras. Ahí está por ejemplo el genial escritor de ciencia ficción Alfred Besker, en “Mi destino las estrellas, o el cineasta Paul Schrader con “Forever Mine”...

Algunos se habrán sorprendido al ver mi mención a Maquet. Y es que el gran público desconoce , aunque era un hecho sobradamente conocido en su época, que Dumas utilizaba gran cantidad de “negros” para escribir sus obras. Y las mejores de ellas (Los 3 mosqueteros , 20 años después, La reina Margot) fueron escritas en colaboración con Auguste Maquet, cosa que ambos admitieron en su día. La colaboración entre ambos autores fue en principio bastante amistosa, pero finalmente Maquet entabló un juicio por los derechos de sus obras, que finalmente perdió ante Dumas.

En los últimos años, el éxito de sagas como “Harry Potter” o “El señor de los anillos” ha hecho que la obra de Dumas, como la de otros tantos escritores clásicos, sea más conocida por sus adaptaciones al cine o TV que por los nuevos lectores que hayan podido ir ganando. Y en el caso de “El Conde...”, además, estamos antes un libro extensísimo (la edición que yo poseo, en un formato bastante grande, supera las 800 páginas) con tan multitud de subtramas que puede desanimar al lector ocasional.

Sin embargo, el enorme abanico de personajes que los autores sitúan en las páginas del libro no disminuye lo más mínimo la energía del mismo; y terminan convirtiéndolo, en mi opinión, en el libro más emocional y sentido de Dumas, por mucho que las andanzas de D’Artagnan, Athos y Porthos despierten mucho más simpatía. La escena, en que Mercedes acude al Conde para suplicar por la vida de su hijo, es una demostración palpable; en ella, los dos personajes ofrecen en unas pocas páginas un huracán de sentimientos, muchos de ellos encontrados, como amor, venganza, despecho, arrepentimiento, que hace imposible permanecer inmune a su sufrimiento.

El acierto de Dumas y Maquet estriba en haber creado un arquetipo ante el que toda persona se puede identificar; no el de un héroe. Ni mucho menos. Por que llega un momento –todos los que hemos leído el libro lo sabemos- en que las acciones del Conde son demasiado horribles para mirarlas con simpatía. El Conde, en su afán de venganza, se convierte en algo peor que aquellos que le destruyeron. Perola fuerza de el personaje de Edmundo Dantés está en que es un hombre que sufrido una injusticia atroz. Y el destino le proporciona las armas con las que vengarse y no sólo de sus enemigos; desea vengarse así mismo de la mujer a la que amó , incluso de la propia sociedad.
Y eso es algo que todos deseamos alguna vez. Tener los medios necesarios para reparar las ofensas que hemos sufrido. Incluso aunque tengamos que destruir a alguien con ello, más allá de lo justo de nuestras acciones. Somos humanos, y el Conde de Montecristo aúna en su interior las emociones más desgarradas que todos tenemos dentro.




8 Comments:

Blogger Sra. Hudson said...

This comment has been removed by a blog administrator.

2:34 AM  
Blogger Sra. Hudson said...

Jo, lo siento, se me ha pirado el panchito. Queria comentar en el blog de Holmes y se me ha colado aqui.
Por cierto. Ya que estoy. Que sepas que leo tu blog y me mola. No he leido el libro que dices. pero la peli me parecio un forro.

2:53 AM  
Blogger Vampiresa said...

De niña siempre creí que Edmundo Dantés era EL HOMBRE.

En serio. Estaba enamorada perdidamente del Conde de Montecristo...

1:26 PM  
Blogger John Constantine said...

¿De cual? ¿De Jim Caviezel, Depardieu, o de Richard Chamberlain?

11:06 PM  
Blogger Vampiresa said...

Siento decir que no se de quien me hablas... No espera, Depardieu si se quien es y Richar tambien.. Ese hizo el pajaro espino, no?

Pero la verdad es que de quien yo estaba enamorada era de Edmundo. El del libro. No he visto ninguna de las pelis que comentas asi que no tengo la desgracia de que me hayan estropeado el personaje...
(no asi con Cirano de Bergerac. Que me encantaba hasta que le vi representado por Depardieu... ya sabia yo que le conocía de algo...)

8:36 AM  
Blogger John Constantine said...

Ayer estuve viendo en una TV Local "Charada" y me acordé de tí, por cierto...

9:44 AM  
Blogger Vampiresa said...

Vaya! gracias...

¿no te pareció grandiosa la escena en la que les toca hacer el juego ese de pasar la naranja con la barbilla??? Yo pensaba que me daba algo cuando vi la pareja que le tocó a él...

1:49 AM  
Blogger John Constantine said...

La verdad es que me pase toda película mirando los ojos de la H. y no me enteré de mucho...

2:15 AM  

Post a Comment

<< Home