El Blog de John Constantine

Impresiones de un bastardo profesional.

Sunday, January 29, 2006


La Dalia Negra: geografía del horror.

A mediados de enero de 1947, en la ciudad de los Angeles, apareció el cadáver de una mujer joven partido en dos. La posterior investigación determinó que Betty Short, la joven en cuestión, había sido torturada durante días conservando el conocimiento. Finalmente, después de matarla, el asesino le rajó la boca para dibujar en ella una sonrisa. La prensa bautizó a la victima con el nombre de la Dalia negra, y tanto ella como su asesino, que jamás fue encontrado, pasaron a formar parte de la mitología propia de la ciudad de los Angeles.

En 1987, un escritor por entonces casi desconocido, James Ellroy, que había perdido a su madre en condiciones muy parecidas decidió aprovechar esta historia para escribir una novela con el mismo nombre. El impresionante éxito de esta le llevo a arrastrar la historia del cuerpo de policía de los Ángeles a través de otras tres novelas, "El gran desierto", "L.A. Confidential" y "El gran desierto", cada una de las cuales más oscura, violenta y desesperanzadora que las anteriores, y que le han instalado en el Olimpo ya no de las serie negra, sino de la narrativa americana moderna.

Ellroy nos narra en la novela la historia de dos policías, Bucky Bleichert y Lee Blanchard, antiguos boxeadores y rivales, y ahora unidos por la amistad y el cargo en el cuerpo. Alrededor de ellos , Kay, la mujer a la que los dos aman y que arrastra toda una serie de cicatrices tanto físicas como psicológicas; Ellis Loew, el ayudante del fiscal del distrito, dispuesto a todo (y esto no es un eufemismo) con tal de ascender de cargo;Vogel y Koenig, dos detectives tan estúpidos como depravados, y Russell Millard, el jefe de detectives de una integridad moral a prueba de bombas. Todos estos personajes tienen una carga de secretos y obsesiones que el asesinato de la Dalia hará salir a flota, destruyendo las carreras y las vidas de casi todos ellos.


En una hipotética (y personal) diferenciación entre serie negra y thriller, podría decirse que el género negro se ha preocupado principalmente de reflejar la sociedad en que se desenvuelven los personajes. En este sentido la Dalia negra -a diferencia de casi toda su posterior obra- no pertenece a este género, pues la mirada de Ellroy no es la del sociólogo, sino la del psiquiatra... o , es más, la del mirón. El autor no se concentra en los ambientes en que están inmersos los protagonistas, sino que su interés está en sus peores deseos, sus obsesiones, los secretos inconfesables que pesan como una losa sobre su existencia.

Sin embargo, hay una característica que diferencia a este libro del thriller al uso: el asesinato de la Dalia, a excepción de sus detalles mas macabros, y del horror que estos nos producen, no es más que un asesinato, al fin y al cabo. La intranquilidad, el desasosiego que nos produce este libro no vienen dados por los actos del criminal, sino por los de aquellos destinados a capturarlo y, al final, por casi todos los miembros normales de la sociedad. Chantaje, incesto, fetichismo,violaciones,adulterio,bigamia...

La odisea personal del protagonista , que roza a veces la pesadilla, nos sumerge en una narración enfermiza, pero de la que no nos es posible escapar. Llega un momento en que el asesinato de la Dalia, pese a envolver todo el relato como una niebla, pasa en nuestra atención a un segundo plano mientras vemos como -literalmente- la cordura del narrador se escapa a pasos agigantados, Al final, y más allá del esclarecimiento (...o no) del crimen que le da nombre, La Dalia negra termina siendo una crónica de cómo incluso la más inexorable caída al abismo puede ser superada aferrándose a un objetivo, por inútil que esté parezca en principio. Y de cómo la valoración de la inutilidad de ese objetivo puede ser alterada hasta límites inconcebibles.

3 Comments:

Blogger Vampiresa said...

si, conozco esa sensacion... Lei hace poco un libro así, Al principio me pareció un poco deprimente, pero seguí adelante, a los dos capitulos estaba sepultada por él... y no podia dejarlo... estaba como un conejito delante de las luces de un enorme camion, sabia que iba a arrollarme... pero no podia dejarlo!!

Tambien era supuestamente de serie negra, (si te interesa te buscaré el titulo... aun anda por casa) solo que despues del horror, despues de la angustia, despues de la desesperacion... cuando es la hora de volver a casa, de decirte que de todas formas no pasa nada, que todo era falso... No lo era... Horrendo... Como odio que me pasen esas cosas.

12:40 AM  
Blogger John Constantine said...

El problema (o lo mejor) que tiene este libro es que es tan tremendamente real, que puede cambiar la percepción del mundo de uno (conmigo lo hizo).

1:33 AM  
Blogger Vampiresa said...

Si tu forma de ver el mundo o de relaccionarte con él cambia pero a peor... o a PEOR con mayusculas... buf. No se si es algo bueno. Para mi es un $%&@#~ problema... hasta el punto que he llegado a un momento en la vida en que he decidido que ya me da igual si un libro es una maravilla... si eso significa deprimirme tres meses. A partir de ahora solo cosas inocuas o positivas. Bastante dificil es ya todo sin necesidad de hundirnos voluntariamente en la miseria.

7:08 AM  

Post a Comment

<< Home